¡¡FELIZ DIA, MAMÁ NAZARENA!!


El día de la Madre se celebra a lo largo de diferentes días en el mes de mayo. Por orden cronológico, en España, el primer domingo, en Perú, el segundo, el cuarto en República Dominicana, y el 10 de mayo en Guatemala. Es por ello que las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno, Franciscanas, en este día tan especial, queremos hacer llegar nuestros saludos fraternales a todas las madres de nuestras hermanas, y a todas las madres que de una u otra manera colaboran con nosotras en nuestros colegios, centros de mayores, hogares de niñas, centros de acogida, etc.

Damos gracias a Dios por habernos traído al mundo y por que nos cuidaron con esmero y cariño; años más tarde nos dejaron alzar el vuelo para consagrar nuestra vida al servicio de Dios y de su Iglesia en esta hermosa familia Nazarena. Gracias porque creyeron en nosotras y siguen apoyándonos en nuestro camino vocacional; su oración, cariño y confianza nos fortalece en la misión.

Elevamos nuestra oración especial y damos gracias por nuestras madres que ya se fueron al cielo, y que desde allí siguen cuidándonos y acompañándonos con su maternal intercesión.

Gracias a todas aquellas Hermanas Nazarenas que, en los lugares donde se encuentran, ejercen una hermosa y fructífera misión, como madres espirituales, acompañando al pueblo que Dios nos encomendó.

Felicidades también para todas las madres, de todos los lugares, que tienen la misión de reparar la viña del Señor, trabajando en hospitales, sanatorios, clínicas, despachos, oficinas, aulas… dedicando su vida con gran entrega a sanar, cuidar, proteger, la vida desde el momento de la concepción hasta su muerte. Gracias por proteger la vida como un don espléndido de Dios; que el Señor les recompense todo el bien que hacen, para ayudar a transformar el dolor y la soledad en medios para encontrarse con Dios. Gracias porque con su amor misericordioso hacen más llevadero el dolor y la enfermedad.

  • A las madres que trabajan en la educación, que forman a niñ@s, jóvenes y personas adultas en su desarrollo integral.
  • A las madres de nuestras instituciones educativas, que nos han confiado la noble y grata tarea de la educación y formación de sus hij@s. Agradecemos su confianza, las invitamos a construir juntas un mundo más humano y más fraterno.
  • A las madres sembradoras de la palabra, mujeres involucradas en el servicio de las parroquias, quienes viven su fe y servicio cristiano de manera admirable, para llevar al pueblo de Dios al encuentro con Cristo vivo.
  • A todas las madres, voluntarias y colaboradoras. Gracias porque ustedes contribuyen a que nuestras misiones, tengan mejores condiciones de vida para las personas más necesitadas.
  • A todas las madres que trabajan en nuestras instituciones Nazarenas: Residencias, Centros de acogida, Colegios, Comedores,… Reconocemos que ustedes cooperan en la buena marcha de nuestras obras, así como en la atención hospitalaria, fraterna y acogedora, y en la creación de espacios dignos para todas las personas que requieren sus servicios.
  • A todas aquellas personas que desde cualquier lugar y circunstancia ejercen el rol de madre y que cuidan a quienes se acercan a ell@s

Las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno ofrecemos nuestras oraciones por todas vosotras.

Gracias a todas las Hospitalarias Nazarenas porque como buenas madres aman, forman, nutren, cuidan, humanizan, y protegen la vida de las personas que les han confiado.

Que, a ejemplo de la Virgen María, como madre y esposa, nos ayuden a llevar la misión que Dios no ha encomendado, de dar y guardar la vida; gracias porque ustedes son capaces de amar en plenitud, sin medida, desde el corazón al estilo de nuestro Padre Cristóbal.

Que la Santísima Virgen las proteja con su maternal cariño y que el Señor las bendiga este gran día en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amen


Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno