Nazarenas en Fátima


Hace unos años las Hermanas Franciscanas Hospitalarias de Jesús Nazareno visitaron el Santuario de Nuestra Señora de Fátima con mucha ilusión y devoción. Participaron en el Vía Crucis y la Vigilia de la Luz. Además de celebrar una sentida Eucaristía en la misma capilla del Santuario.

Fátima es un lugar bendito, que Dios se eligió para recordar, por medio de Nuestra Señora, sus designios de amor misericordioso a la Humanidad. Aunque si bien las apariciones se produjeron hace más de cien años en una época convulsa y llena de conflictos, la llamada de la Virgen a la conversión y a la oración se mantiene hoy día con una actualidad extraordinaria.

La Virgen de Fátima se apareció a tres pastorcillos: Lucia Dos Santos, de diez años, Jacinta y Francisco Marto, de siete y nueve años, unas seis veces, del 13 mayo al 13 octubre de 1917. Se aparece como Madre para llamar a la Humanidad a la conversión, a la oración y a la penitencia. La Virgen desea liberar al mundo de los castigos que le amenazan a causa del pecado.

Entre las recomendaciones, según los testimonios de los niños, la Virgen hizo hincapié en la importancia del rezo del rosario para la conversión de los pecadores y del mundo entero. La Virgen María también habría pedido la construcción de una capilla en el lugar, capilla que fue el germen del actual santuario.

Se dice que la Virgen apareció otras cinco veces a lo largo del año 1917. En el tiempo que sucedieron las apariciones, la Virgen, según testimonio de los videntes, realizó varias profecías, recomendaciones y entregó tres mensajes conocidos como “Los tres secretos de Fátima”. Los mensajes serían desvelados con el tiempo.

Se afirma que los tres mensajes fueron entregados por la Virgen María a Lucía, la mayor del grupo. El primer secreto, según Lucía, mostraba una visión del infierno mientras que el segundo hablaba de cómo reconvertir el mundo a la Cristiandad. El texto del tercer misterio se mantuvo en secreto por muchos años y sólo fue revelado por el Papa Juan Pablo II el 26 de junio de 2000 precisamente en Fátima.

El actual santuario, cuyo nombre completo es Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, recibe anualmente cuatro millones de peregrinos y en sus inmediaciones se han establecido un gran número de congregaciones, tanto femeninas como masculinas.


Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno