¡SUBIÓ PERO NO SE MARCHÓ!


Hoy celebramos la Solemnidad de la Ascensión del Señor; cumplidos los 40 días de Pascua, comienza el mejor de los caminos. Él asciende pero no se marcha. Todo lo contrario empieza hacer camino con nosotr@s.

El pueblo de Dios estuvo 40 años en el desierto, hasta llegar a la tierra prometida, también Jesús cumple su éxodo durante la Pascua, haciéndose presente y enseñándonos el camino hasta llegar al Padre. 

Que pregunta tan curiosa hicieron los ángeles: ¿QUÉ HACEIS AHÍ PLANTADOS MIRANDO AL CIELO?... 

No eran conscientes que el segundo misterio glorioso nos pondría una meta, y que Jesús sería el primero en alcanzarla, Jesús con la Ascensión une el cielo y la tierra, glorifica la naturaleza humana y la eleva hasta el cielo. 

Jesús nos deja una misión: aspirar a la santidad, su Ascensión nos propone que el final es la derecha del Padre, mientras tanto, nos promete enviar al Consolador del mundo. 

Por tanto la Ascensión de Cristo al cielo, no es el fin de su presencia entre los hombres, sino el comienzo de una nueva forma de estar en el mundo.


Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno