Virgen del Pilar, sagrada columna


A pesar que han pasado casi 2000 años desde que la imagen de Ntra. Sra. Del Pilar reposa sobre una columna de gratino de jaspe cuyos componentes no se han conocido de la misma calidad, es su imagen de madera la que no se ha podido aclarar de que madera se trata, pensando así que pueda ser de una especie extinguida.

Es esta sagrada columna sobre la que según la tradición la Virgen se le apareció al apóstol Santiago con un coro de ángeles que cantaban el Ave María gratia plena.

La Virgen que aún vivía le pidió al apóstol que construyese ahí una iglesia, que se convertiría en la primera iglesia edificada en honor a la Virgen.

Así la Virgen del Pilar se convirtió en la protectora y madre de los españoles.

"Cuantos besos recibe la Virgen en un pedacito de columna que se expone en la Catedral de Zaragoza”,

Para los que no tenemos acceso a tal privilegio nos conformamos con demostrarle nuestro cariño con innumerables Ave Marías, lo mejor de solo ese gesto, es que Nuestra Madre es muy agradecida, pero es el rosario lo que la Virgen en sus apariciones nos pide que recemos incansablemente por los problemas del mundo.

Dice el Papa Francisco que la Virgen nos enseña y nos educa para afrontar las dificultades de nuestro camino humano y cristiano, con ella somos capaces de tomar decisiones definitivas con aquella libertad plena que respondió “si” al plan de Dios en su vida.

 

Virgen del Pilar afianza nuestra fe, se nuestro consuelo,

yo te pido de rodillas, querida guardiana, por nuestra Congregación,

de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno Franciscanas

para que fortalezcas los lazos que nos unen,

y ponemos al pie de tu sagrada columna, nuestro futuro

para que tú amadísima Señora nos conduzcas

a una caridad perfecta, esperanza cierta, humildad profunda,

para cumplir siempre la voluntad de tu hijo, Ntro. Señor Jesucristo –

 

AMEN

 


Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno