III Domingo de Cuaresma: "Dios ha escogido lo débil del mundo, para confundir a lo fuerte"


  Textos

“Yo soy el señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud”

 (Ex 20, 1-17)

“Nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos”

(I Cor 1, 22-25)

“Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi padre”. Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: “El celo de tu casa me devora" (Jn 2, 13-25)

  Símbolos

  • Jesús Nazareno.
  • La cruz.
  • La imagen de un pobre.

 

La pascua judía era la fiesta de liberación. Evocaba el paso de la esclavitud a la libertad.

Dios no condiciona, pero si nos enseña a respetar, y para ello nos da normas de convivencia: “Los mandamientos”.

“Dios ha escogido lo débil del mundo, para confundir a lo fuerte”.

En tiempos de opresión, el pensamiento de la liberación se acentuaba más; surgía inevitablemente la idea de una nueva liberación. Y este era el caso en tiempos de Jesús: liberar al pobre, al marginado, al enfermo, pecador etc. Y ese el mensaje que nos dejó.

Hoy estamos invitadas a ser templos vivos de Dios; purifiquemos nuestro templo personal. Así como el Padre Cristóbal tenía una vida de oración profunda nosotras tenemos que imitarle y como el Evangelio de hoy, Tercer Domingo de Cuaresma, que nos habla de la transfiguración, para realizar nuestra misión y bajar del monte al valle, tenemos que ser contemplativas, llenarnos de Dios en oración.

Necesitamos entrar dentro de nosotras mismas para ahondar y silenciar este espacio misterioso que somos, donde Dios quiere construir o reconstruir un sitio para él. Tenemos que:

  • Ser testigos de la verdad.
  • Convertirnos en templos vivos… para ser caridad hoy.
  • Hacer un sitio en nuestra vida… para ser “agua viva”.
  • Fortalecer la fe… para amar.
  • Ser personas reconciliadas y reconciliadoras.
  • Tener gestos de sencillez, humildad, acogida…

Si queréis profundizar más, os invitamos a descargar la Lectio Diuina que hemos preparado para este Domingo 


Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno