Eremitorio de El Bañuelo

El desierto del Bañuelo es un lugar de silencio, oración y contemplación, en el que el P. Cristóbal de Santa Catalina, pasó casi 6 años de su vida y en el que forjó su espíritu con la oración-contemplación, la penitencia y la vida austera. Ya antes de llegar el P. Cristóbal era considerado un lugar especial, de gran tradición religiosa por haber sido la sede de una de las Congregaciones de ermitaños más antiguas de Córdoba

Este lugar fue localizado en 1988 cuando las hermanas de la Congregación iniciaban la organización de los actos conmemorativos del tercer centenario de la muerte de Beato Cristóbal en el 1990. Por estas mismas fechas, D. Manuel Nieto Cumplido, Vice-Postulador de la Causa de beatificación, localizó en el Archivo General del obispado de Córdoba el borrador de 1778 de su Proceso de beatificación. Uno de los datos significativos de su hallazgo era la ubicación aproximada del eremitorio del P. Cristóbal y su Congregación de ermitaños de san Francisco y san Diego, en el término de Villaviciosa en el desierto de El Bañuelo, en la hacienda de Sandua, junto al arroyo Bejarano.

Hasta ese momento se venía creyendo que las actuales “Ermitas cordobesas”,   habían sido las que un día recibieron al P. Cristóbal, pero no fue así. A partir de este momento todo fueron investigaciones y gestiones para conseguir el terreno y restaurar sus ruinas.

El eremitorio y la ermita concreta se inauguraron el 12 de octubre de 1993, tras haber concluido la restauración de la Capilla de Nuestra señora de Villaviciosa, san Francisco y san Diego, situada en ese mismo lugar dela sierra de Córdoba. La capilla había sido erigida por el maestrescuela D. Francisco Antonio de Bañuelos a principios del siglo XVII, y es en ella donde el P. Cristóbal celebraba la Eucaristía para los ermitaños desde su llegada en en 1668. También se restauró su ermita, ya que solo se encontraron restos en el lugar.

La recuperación de este lugar fue muy importante y significativa para la Congregación, poniéndonos en contacto directo con nuestras raíces espirituales y carismáticas: oración contemplación, penitencia, austeridad, humildad, que disponen el corazón para la caridad y el servicio a los más pobres.

La presencia continuada de la Congregación en el Bañuelo como tal, tiene lugar en julio de 1996 con la erección de una nueva Comunidad de Hermanas. Su objetivo es vivir de manera sencilla y austera en este lugar de especial relieve en la experiencia vital y espiritual de nuestro Fundador, potenciando la oración-contemplación, cimiento de nuestro carisma, por medio del silencio y la escucha de su Palabra, cuidando también el lugar como tierra privilegiada de ascetas y santos.  Asimismo, la Comunidad posibilita a Hermanas y cuantas personas lo desean, vivir experiencia de Dios en la oración, el silencio y la contemplación de la naturaleza, da a conocer la vida, obra, virtudes y favores del Beato P. Cristóbal. En este ámbito, la presencia de la Comunidad facilita la toma de conciencia de la importancia de este lugar favorecedor del encuentro con Dios y consigo mismo.

Contacto

Debe incluir su nombre
Debe incluir un email válido
Debe incluir un asunto
Debe dejarnos un mensaje

Información básica sobre protección de datos. – Hermanas franciscanas hospitalarias de Jesús Nazareno le informa de que los datos de carácter personal por usted facilitados serán destinados a la gestión de su consulta, no siendo los mismos objeto de comunicación ni cesión a terceros, salvo prescripción legal. Ud. podrá ejercer sus derechos en materia de protección de datos mediante comunicación escrita a la siguiente dirección: Calle Magnolias -28009 Madrid con la referencia “Protección de datos”. Antes de continuar con el proceso, deberá leer nuestra política de protección de datos a través de este enlace.

Debe aceptar su consentimiento expreso en el tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.
Entrada no válida
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Av. Aguardentera, s/n. Parcelación Siete Fincas. Polígono 88, parcelas 14 y 15 14012 Córdoba

Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno