Revista Esportilla 132


Septiembre 2016

EDITORIAL

Construir Familia Nazarena es proyecto a seguir trabajando en el curso que comenzamos.

Como todo lo vital, el sentido y experiencia de Familia se construye progresivamente y requiere maduración; no bastan el entusiasmo y empuje iniciales. Apoyados en el amor incondicional de Dios a cada uno y a todos, podemos ir acercándonos a este objetivo compartido.

El acompañamiento mutuo y la aceptación de la fragilidad, propia y de los otros, son elementos esenciales. Dado que la peculiaridad de esta Familia Nazarena radica en la sensibilidad y atención a los otros, sobre todo a los que viven situaciones difíciles, requiere en nosotros actitudes de empatía, consolación y estímulo.

Y, somos Nazarenos en este momento y contextos concretos. Por ello, la condición de personas con ojos abiertos a la realidad que nos circunda, los cambios que se producen, los ámbitos más vulnerables y olvidados, para priorizar la cercanía y acción con ellos. Prestar atención a la realidad concreta para comprender las exigencias y retos del presente. Un proyecto tan interesante para el curso, que merece la pena tenerlo siempre a la vista y en letras grandes en nuestro tablón de anuncios.


Congregación de Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno